El rival que viene: General Lamadrid

El próximo lunes 18 en el nuevo horario dispuesto para la época veraniega de la 17 hs en el estadio República de Italia en ciudad Evita, Sportivo Italiano recibirá a G. Lamadrid en una de las cuatro finales que le quedan para conocer cual será su puesto final en este torneo.

Como siempre y sin ser el dueño de la verdad pero si, conociendo a todos los equipos de la categoría y a sus Técnicos dar mi opinión y descripción de como juega, como se para y que podemos esperar del próximo rival.

Empecemos por decir que el “carcelero” tiene uno de los mejores técnicos de la categoría, muy pillo, muy hábil y un estudioso del rival ya que, fue a verlo el pasado lunes en cancha de El Porvenir siguiendo atentamente  como se mueve cada jugador del “azurro” y tomar nota de jugadas puntuales para su posterior trabajo semanal, me refiero a Horacio “Chiri” Fabregat.

Lamadrid tiene un equipo parejo, que ataca y defiende en bloque, apoya su desempeño en la habilidad de dos muy buenos armadores Sarandeses y Coronel, este último con llegada y gol.

El arquero es un punto flojo, Acosta proveniente de Argentino de Rosario de la primera “D”, la línea de fondo tiene un lateral con proyección y marca como Tríbulo, un marcador central impasable ; De Vito siendo el punto débil la izquierda con Ruelfi y Vera. Marca con doble 5 ; Castro y Peralta y dos armadores, Sarandeses y Coronel y tiene dos hábiles delanteros como el tanque Pavone y Leguizamón.

Como la mayoría de los equipos de la “C” juega 4-4-2 pero como dije ataca en bloque y defiende en bloque multiplicando el trabajo del medio campo. No va a ser un rival fácil máxime que mi preocupación pasa por el impresentable de Habib como árbitro.

El tano debe  aprovechar el buen momento que está pasando, ganando aunque sin jugar bien y la localía, mi fé aumenta pensando que el “Carcelero” de muy buena campaña viene de perder con Cañuelas de local lo podría ser como el fin de una racha y pasarle como siempre, cuando se pierde un partido se dá una seguidilla de derrotas por el bajón psicológico que implica pero, con Fabregat en el banco puede pasar cualquier cosa.

Así brevemente he dibujado como juega y se para el rival he tomado mi lugar frente al tablero de ajedrez y coloqué mis piezas, ahora le toca a Zermaten plantar las suyas y hacer la “jugada” maestra que termine en triunfo

Oscar Damiani

Compartir en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email